4 SENCILLOS PASOS PARA USAR UN SACO CRUZADO COMO TODO UN CABALLERO
14 diciembre, 2018

Quizás ya estés aburrido del típico saco de dos o tres botones y últimamente has pensando en darle un giro a tu look. La opción para renovarte es, sin duda, un saco cruzado. Su anatomía se construye por dos solapas que se cruzan y abrazan la parte del abdomen, además de un botón interior que lo cierra, los exteriores son simplemente decorativos.

Hoy en día esta pieza se ha convertido en una de nuestras favoritas pues es tan versátil que puede usarse como traje de dos piezas o combinar el saco con otro pantalón siempre y cuando el tejido de éste se preste obteniendo así un look casual. Su elegancia radica en siempre usarse cerrado y las ventajas que le aportan a tu complexión son infinitas, estiliza los hombros, acentúa la cintura y esconde esos kilos de más. Sigue estas reglas y no dudes en usarlo en esta temporada.

1. SACO CON HISTORIA

Durante la Primera Guerra Mundial el diseño de este saco era exclusivo para la realeza. Después se popularizó y sigue siendo símbolo de elegancia y distinción.

2. MODERNO Y SOFISTICADO

El saco cruzado, con el paso del tiempo, ha tenido ligeras modificaciones en su diseño. Actualmente va más entallado en comparación con los sacos de hace algunas décadas. Esto asegura una imagen atemporal, moderna y elegante.

3. SE VALE USARLO CON OTRAS PIEZAS

Las reglas en la moda cada vez son más permisivas; hoy un saco cruzado puede utilizarse con playeras lisas, pantalones chinos, suéteres de cuello de tortuga y evidentemente para looks más conservadores con camisa y corbata.

4. JAMÁS CON CHALECO

Dentro de la modernidad también existen reglas que debemos de acatar; un saco cruzado jamás se debe usar con chaleco, precisamente por el volumen que aporta, además de que rompe con la estética y construcción de la pieza.

Esta temporada visita nuestras sucursales y renueva tu imagen. ¡Te esperamos!

*Imágenes de carácter ilustrativo*

Únete a nuestro equipo

Archivo demasiado grande